Hoy no ha podido ser. Tras días de sumar y sumar, este martes la bolsa estadounidense ha abierto teñida de rojo. Los principales índices acusan el cansancio de llevar a cuestas máximos anuales y superar resistencias clave y han comenzado con descensos de hasta el 0,35% en el Nasdaq, del 0,16% en el S&P 500 y del 0,23% en el Dow Jones, que parte de los 10.383 puntos. La debilidad en el gasto familiar hoy hace dudar a los inversores que quizás ya no divisan cotas mucho más altas que conquistar si el gasto no mejora.
Las malas nuevas hoy han llegado del ala del consumo familiar, de la que más se queja el águila de los EE.UU., pues el índice ICSC-Goldman de ventas minoristas ha mostrado una caída del 0,1% durante la semana del 14 de noviembre. Un descenso que puede leerse como pequeño, pero que ha sido apuntalado por los malos resultados de una de las principales cadenas de tiendas minoristas del país, Home Depot. Esta empresa ha explicado hoy que sus beneficios descendieron en el tercer trimestre un 8,9%. HD se justifica en la caída de la demanda de los consumidores en productos para reformar su casa, lo que no convence mucho a sus inversores que le convierten en uno de los valores más castigado en lo que va de sesión bursátil con un descenso del 2,57%.

Frente a este feo panorama de la economía familiar, poco antes de la apertura del mercado, se ha conocido que la producción industrial sigue aumentando. Así pues, en octubre encadenó su cuarto ascenso con un 0,1% arriba.

Cuando todos esperaban que el presidente de la Reserva Federal ayer dejara caer alguna pista sobre cuándo y cómo se produciría la retirada de ayudas a las empresas estadounidenses, su discurso no aportó grandes novedades y defraudó en este aspecto. Sin embargo, Ben Bernanke reiteró la mejora de la economía de su país, el crecimiento moderado que vivirá en 2010 y la confianza en el fortalecimiento de la moneda americana.

Quien sí dio más impulso y ánimo a una reforma fiscal fue el titular del FMI, Dominique Strauss-Khan que ha declarado que el entorno político internacional es favorable para que se lleve a cabo una reforma del sistema monetario mundial. Quizás una posible modificación del panorama monetario invertiría las tornas del dólar con otras monedas o, quizás, destacara la fuerza de la moneda única europea y el yen frente a la tradicional divisa internacional.

En el ámbito empresarial, la compañía que encendió la mecha de la bomba de la crisis, Lehman Brothers ha demandado a Barclays para recuperar millones de dólares de activos excedentes que, por lo visto, fueron transferidos incorrectamente al banco británico en 2008. Esto ocurre pocos días después de que Barclays haya adquirido la división de corretaje de Lehman y mientras las acciones del americano caen un 32,14% en la bolsa de México y las del inglés un 1,10% en el NYSE.

No hay que olvidar que ayer la maltrecha CIT publicó unos desesperantes resultados trimestrales. La compañía financiera se hizo de rogar para sacar a la luz estas cuentas, esperadas para principios de mes, pero la petición de bancarrota y su futuro indeciso obstaculizaron este proceso. Finalmente ayer en un comunicado a la Comisión de la Bolsa de Valores de EE.UU. hizo públicas unas pérdidas de 1.000 millones de dólares.

En el mundo tecnológico, Time Warner ha decidido por fin segregar su negocio de Internet AOL en próximo 9 de diciembre. De esta separación, Time Warner recibirá un dividendo por sus acciones en AOL y ésta, a su vez, comenzará a cotizar al día siguiente. Hoy la acción de Time Warner desciende un 0,62%.