El consumo de cemento, uno de los indicadores para medir la actividad en el sector de la construcción, cayó el 18,6% en los ocho primeros meses del año, respecto al mismo periodo de 2007, hasta los 31,2 millones de toneladas, debido al estancamiento del sector de la construcción en España. Según los últimos datos publicados hoy por la Agrupación de Fabricantes de Cemento de España (Oficemen), continúa la tendencia negativa de los últimos meses en el consumo, ajuste que repercute en la producción, que cayó un 17,3% en el citado periodo, hasta los 30,5 millones de toneladas.