La Asamblea Parlamentaria del Consejo de Europa (PACE) acordó este miércoles controlar el futuro del mercado laboral y enfrentar el crecimiento desigual de los países miembros del Consejo para enfrentar la crisis económica, que a juicio de los parlamentarios, se va a prolongar más meses de lo estimado por los organismos financieros. La relatora sueca Anna Lilliehook presentó durante la sesión parlamentaria un informe sobre las repercusiones de la crisis económica redactado por la Comisión de Asuntos Económicos y de Desarrollo del Consejo y en cuya elaboración ha participado el secretario general de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE), Ángel Gurrría.