La comisión de control de la entidad madrileña decidió en su reunión de hoy que no pedirá un informe jurídico sobre la permanencia en el cargo de su presidente, Miguel Blesa, y ratificó "por unanimidad" que la situación de la entidad "está perfectamente ajustada a derecho", informaron hoy a Europa Press en fuentes oficiales de Caja Madrid. Todos los representantes de las fuerzas políticas y sociales que componen la comisión de control acordaron que el proceso electoral, en el que se deberá decidir la renovación de Blesa como presidente, tendrá lugar durante los plazos previstos, es decir, en la primavera de 2009. "Ninguno de los trece miembros (de la comisión de control) ha planteado la posibilidad de hacer un informe jurídico sobre el proceso electoral de la entidad ni sobre la situación de la presidencia de Caja Madrid, que se encuentra en total legalidad", explicaron desde la caja. Este anuncio contradice a las informaciones publicadas hoy en varios medios que apuntaban a que los consejeros afines a Esperanza Aguirre propondrían acelerar el cese de Blesa.