El consejero delegado de Royal Bank of Scotland (RBS), Stephen Hester, percibirá hasta un máximo de 9,6 millones de libras esterlinas (11,3 millones de euros) por su gestión al frente de la entidad, controlada en un 70% por el Gobierno británico, según contempla el plan de incentivos a largo plazo aprobado por los accionistas del banco. El pasado viernes, el plan de remuneraciones presentado por Hester obtuvo el respaldo de UK Financial Investments, el brazo inversor a través del cual el Estado controla el 70% de la entidad, así como de otros accionistas destacados de RBS, según indica el diario 'Financial Times'.