La Comisión de Economía y Hacienda del Congreso de los Diputados aprobó ayer casi medio centenar de enmiendas en el proyecto de reforma de la Ley de Auditoría de Cuentas, en su mayoría con el voto en contra del PSOE, que introduce importantes modificaciones en este proyecto, sobre todo en lo relativo a aclarar los criterios de independencia e incompatibilidades y eliminando el incremento de las sanciones incluida en la norma original. La tramitación de la norma, que proseguirá ahora en el Senado, se vio empañada por el debate sobre la enmienda que presentó el PSOE para prohibir la limitación de los derechos de voto en las compañías, los conocidos como "blindajes" empresariales. Finalmente, los socialistas lograron sacar adelante su propuesta después de pactar con CiU que su entrada en vigor se retrase un año y sólo afecte a sociedades cotizadas.