Los legisladores estadounidenses están empezando a considerar controvertidos proyectos de ley que separarían los puestos corporativos de titular del directorio y presidente ejecutivo en una empresa. Las propuestas darían además a los inversionistas mayor poder en la forma en que se eligen los miembros de los directorios de las firmas.
Con el respaldo de inversionistas institucionales y fondos de pensiones públicas, Gary Peters, representante demócrata por Michigan, y Chuck Schumer, senador demócrata por Nueva York, han presentado proyectos de ley que implican una concesión importante de poder de las compañías a los accionistas. La mayoría en la comunidad empresarial se opone a las propuestas.

Una medida prohibiría que el presidente ejecutivo de una empresa sea además titular del directorio, medida que ha sido sugerida desde hace años por expertos en control empresarial, debido a la influencia que los ejecutivos tienen sobre los miembros del directorio. Adicionalmente, los proyectos de ley de Schumer y Peters permitirían a los accionistas nominar grupos minoritarios de candidatos que serían puestos a votación en las juntas corporativas usando documentos de la compañía para solicitar derechos a voto