Las ventas del comercio minorista nipón han caído en julio un 2,2 por ciento en términos interanuales, lo que supone el segundo descenso mensual consecutivo. Así, el total de las ventas al por menor en Japón han sumado durante este mes 11,35 billones de yenes, unos 98.695 millones de dólares. La disminución afecta en primer lugar al sector textil, cuyas ventas han bajado un 9,7 por ciento durante ese período, la mayor caída desde octubre de 2001, aunque también ha destacado la reducción de la actividad comercial en los sectores de la automoción y la maquinaria.