El presidente del Consejo Económico y Social (CES), Marcos Peña, consideró hoy que en el actual momento de crisis económica deben acometerse cambios graduales en el mercado laboral, en lugar de esperar a una "gran reforma". Así lo manifestó Peña durante la presentación de la Memoria sobre la situación socioeconómica y laboral de España en 2008, elaborada por el CES, donde aseguró que ahora el clima entre sindicatos y patronal es "más optimista", por lo que auguró un acuerdo entre los agentes sociales antes de agosto. "Cualquiera que proponga una oferta de reforma -laboral- no ofende a nadie", indicó, aunque advirtió de que el partido no debe jugarse en las "gradas" sino en el campo, que es la mesa del diálogo social. Peña se refirió a la "alta segmentación" del mercado laboral español, donde además de trabajadores "transitan" empresas, por lo que reclamó para ambos la misma atención. Ello supone, añadió, que los esfuerzos de formación empresarial deben ser "similares" a los de los trabajadores porque el reforzamiento del tejido productivo "es esencial".