El Bundesrat, la cámara alta o de los Länder alemana, aprobó hoy una reforma constitucional que impedirá a los 16 estados federados germanos contraer nueva deuda y limitará considerablemente la posibilidad de que el Gobierno central pueda hacerlo. La nueva ley prohíbe a los 16 estados federados alemanes asumir nueva deuda a partir de 2020, mientras que el Estado central sólo podrá contraer a partir de 2016 una deuda anual que no supere el 0,36 por ciento del Producto Interior Bruto (PIB), lo que actualmente equivaldría a unos 9.000 millones de euros. La reforma constitucional fue aprobada por una mayoría de los estados federados, aunque con los votos en contra de la ciudad-estado de Berlín y las regiones de Mecklemburgo-Antepomerania y Schleswig-Holstein.