El petróleo Brent, de referencia en Europa, marcó hoy un récord en el mercado de futuros de Londres al cotizar a 118,50 dólares, afectado por el temor a una interrupción del suministro. El barril de Brent para entrega en junio tocó ese pico a las 15.16 GMT en el International Exchange Futures (ICE), 3,94 dólares más que al cierre de la sesión del viernes, cuando acabó en 114,56. Tras alcanzar ese máximo, el petróleo del mar del Norte moderaba su escalada y se pagaba a 117,75 dólares a las 15.48 GMT.
La repentina subida del Brent, después de varios días de cotizar a cotas más bajas, coincidió con el aumento del Texas en Estados Unidos, que superó por primera los 120 dólares en Nueva York. El encarecimiento del petróleo se debe principalmente a una creciente preocupación de los mercados por una posible escasez del suministro, sobre todo desde Nigeria, donde ha habido nuevos ataques a instalaciones que han afectado a la producción de Shell. Influyen también las tensiones con Irán por su programa nuclear, después de que el Gobierno iraní rechazara hoy los incentivos económicos ofrecidos por los cinco miembros permanentes del Consejo de Seguridad de la ONU más Alemania para que suspenda su polémico programa atómico. El portavoz del Ministerio de Asuntos Exteriores de Irán, Mohamad Ali Hoseini, dijo que no se aceptaría la oferta si las potencias no tienen en cuenta los "derechos" nucleares iraníes. La tendencia alcista del crudo empezó de nuevo el pasado viernes, cuando sumó más de cuatro dólares afectado por los ataques aéreos de Turquía en el norte de Irak, una zona rica en petróleo, contra el cuartel general del Partido de los Trabajadores del Kurdistán (PKK). Asimismo, el encarecimiento del crudo se produjo en una jornada en la que se conoció que la economía de Estados Unidos perdió 20.000 empleos en abril, menos de los 75.000 esperados por los economistas. El último récord marcado por el Brent fue el 25 de abril, cuando cotizó a 117,56 dólares en el mercado londinense.