La reacción del crudo iniciada a finales del mes pasado se ha quedado en poca cosa después de cuatro sesiones de corrección.

Los síntomas de distribución que daba hace unos meses confirman una estructura débil, un fondo bajista.

Parece posible que el ritmo de las caídas se acelere si se pierden los 45 $ por barril de crudo Brent.

La primera referencia de resistencia está en 50.