Los consumidores estadounidenses acudieron en masa un año más a su cita con los descuentos y ofertas de los comerciantes durante el fin de semana que arrancó con el llamado 'Viernes negro' ('Black Friday'), el viernes siguiente a la festividad de 'Acción de Gracias', pero, a pesar de que el número de compradores creció un 13,4%, el gasto medio por persona retrocedió un 7,8%, hasta 343,31 dólares (228,4 euros), según los datos de una encuesta elaborada por la Federación Nacional Minorista de EEUU.