El número uno mundial de la relojería, Swatch, ha visto reducirse su beneficio neto un 17,4%, hasta los 838 millones de francos (unos 551 millones de euros) en 2008, frente al año anterior. El retroceso, anunciado hoy por la compañía como un adelanto de sus resultados de 2008, proviene sobre todo del resultado financiero, mientras que a nivel operacional el beneficio tuvo un descenso menos marcado, de sólo el 2,7%, hasta los 1.200 millones de francos (unos 790 millones de euros). El margen operacional quedó así en un 21,1 de su cifra de negocios neta (frente a un 21,9 en 2007) a pesar de las fuertes inversiones realizadas en marketing en el marco de los Juegos Olímpicos de Pekín.