Los beneficios de Royal KPN NV en el primer trimestre se situaron en la parte baja de la horquilla prevista por los analistas, aunque la operadora tranquilizó al mercado manteniendo los objetivos para el conjunto del ejercicio.
El beneficio neto bajó de 384 a 313 millones respecto al año pasado, mientras el mercado esperaba una cifra de entre 338 y 350 millones. Las ventas de la compañía también bajaron, de 3.002 a 2.924 millones, frente a previsiones de 2.899-3.009 millones. En cambio, con un EBITDA de 1.180 millones la holandesa superó ligeramente las expectativas.