La cervecera holandesa Heineken anunció el miércoles que ha cumplido su meta de crecimiento de ganancias netas en 2007, pero no pudo presentar un objetivo claro para 2008, lo que desencadenó una ola vendedora de sus títulos.Heineken, el cuarto mayor productor de cerveza del mundo en términos de ventas, dijo que los costes de insumos (bienes empleados para una inversión) para la cerveza y envasado subirían un 15 por ciento en 2008.Como respuesta a ello, la firma elevaría los precios en la mayoría de sus mercados, pero dijo no estar segura de cómo responderán los clientes a las alzas, por lo que no quiso emitir un pronóstico de resultados.Asimismo, la empresa mostró sus inquietudes respecto al efecto de la desaceleración de la economía global en el consumo de cerveza.Las acciones de la cervecería bajaban un 5,7 por ciento, a 36,64 euros. Heineken dijo que su beneficio neto aumentó un 23 por ciento en 2007, en línea con su objetivo de crecimiento de entre un 20 y un 25 por ciento.Sus ventas se incrementaron un 6,2 por ciento, a 12.560 millones de euros, apenas por debajo de la previsión promedio de 12.630 millones de euros.Heineken anotó un beneficio operativo de 1.528 millones de euros, lo que implica una caída del 16,6 por ciento, debido a una multa de la Unión Europea por fijación de precios.Esa cifra se compara con la estimación promedio de los analistas de 1.720 millones de euros