E. ON, la mayor eléctrica de Alemania por valor de mercado, anunció el miércoles un beneficio neto mayor de lo esperado en el segundo trimestre del año, gracias a la consolidación de nuevos activos en Italia, Francia y España, y mejoró sus previsiones de ingresos para finales de año.
E.ON dijo que su beneficio ajustado después de impuestos aumentó un 4% en la primera mitad del año hasta 3.500 millones de euros

El beneficio neto se elevó a 1.850 millones de euros en el segundo trimestre desde 882 millones de euros en el mismo periodo de 2008, sobrepasando los1.110 millones  de eurosde media previstos

Los ingresos bajaron a 16.580 millones de euros en el segundo trimestre desde 18.380 millones  de euros un año antes, lo que refleja la caída de la demanda durante la recesión económica.

La compañía con sede en Duesseldorf ahora espera que su beneficio ajustado a extraordinarios después de impuestos caiga entre un 5% y un 10% en 2009, desde el 10% previsto inicialmente.