El gigante agroalimentario Nestlé obtuvo un beneficio neto de 5.100 millones de francos (3.300 millones de euros) en el primer semestre de 2009, frente a 5.210 millones de francos (3.410 millones de euros) en el mismo periodo del año anterior.
Su volumen de negocios también descendió en un 1,5% para situarse en 522,6 millones de francos (341,5, millones de euros). Las ventas del grupo con sede en Vevey (Suiza) se han reducido un 0,7% por las adquisiciones y un 4,3% por los efectos del cambio debido al reforzamiento del franco suizo, precisó la multinacional en un comunicado.

A nivel operacional, el resultado (EBIT) aumentó hasta los 7.400 millones de francos, lo que corresponde a un margen operacional del 14,1%, o un alza de 30 puntos de base en variación anual.

Ante un primer semestre marcado por un crecimiento orgánico del 3,5%, inferior al objetivo a medio plazo, Nestlé prevé una aceleración del crecimiento en los próximos seis meses, así como una mejora de margen EBIT para el conjunto del año. "En un clima económico muy difícil, el éxito de nuestros programas de eficacia ha permitido aumentar las inversiones en marketing para el consumo y en investigación y desarrollo, lo que nos permite prever una aceleración del crecimiento orgánico en el segundo semestre de 2009", señaló Paul Bulcke, administrador de Nestlé.