El Espírito Santo Financial Group redujo sus beneficios en un 62,4% en 2008, hasta los 77,1 millones de euros, anunció hoy la entidad en un comunicado. Los resultados fueron penalizados por "la caída del 60,4%, hasta los 142,3 millones de euros en el mercado de capitales" que "estuvo inestable y supuso una fuerte caída de las bolsas", subraya la empresa. "A pesar de la crisis continua en los mercados financieros globales, ESFG presentó resultados positivos", indica el grupo, que añade que "dadas las condiciones económicas y financieras adversas que tuvieron un impacto sustancial en la actividad de las subsidiarias del grupo, este resultado gana otro significado, ya que otras instituciones financieras anunciaron pérdidas debido a la exposición a los activos tóxicos", argumenta el grupo luso.