El fabricante sueco de vehículos industriales Scania, del grupo Volkswagen, cerró el primer semestre del año con un beneficio neto de tres millones de euros, lo que supone un descenso del 99% en comparación con las ganancias registradas en el mismo período de 2008. El presidente y consejero delegado de Scania, Leif Ostling, explicó la caída de las ganancias por el abrupto descenso de las ventas y por el reducido nivel de la capacidad de producción instalada.