El fabricante de papel Miquel y Costas dijo el viernes que su beneficio neto se disparó un 60% a 4,17 millones de euros en el primer trimestre y reiteró sus previsiones de lograr un mejor resultado en el conjunto del año que el logrado en 2008. "La sociedad y su grupo siguen manteniendo, a pesar del entorno económico-financiero, sus previsiones positivas para el ejercicio 2009, esperando superar los resultados obtenidos en el pasado ejercicio", dijo la compañía, cuyo principal mercado es el papel de fumar, en un comunicado a la CNMV.