La eléctrica francesa GDF Suez anunció el jueves que su beneficio neto anual cayó un 31% por el descenso del precio del gas y la menor demanda, y redujo sus previsiones para 2011. El beneficio neto cayó a 4.500 millones de euros desde los 6.500 millones de euros del año anterior y el beneficio antes de intereses, impuestos, depreciación y amortización o Ebitda, creció un 1% a 14.000 millones de euros.
Ambas cifras estuvieron en línea con las previsiones del mercado. El grupo propondrá el pago de un dividendo de 1,47 euros por acción con cargo a 2009, siete céntimos más que el año anterior.

Para 2010, la compañía espera incrementar su Ebitda y para 2011 prevé que sea "al menos un 15% mayor" que en 2009, lo que supondría una cifra de 16.100 millones de euros.

Las expectativas para 2011 tienen en cuenta una recuperación más lenta de lo previsto en la demanda, los bajos precios de las materias primas y la aceleración del crecimiento, así como una contribución al Ebitda del programa de inversiones del grupo, estimado en 1.800 millones de euros en total.