Ericcson ha registrado un beneficio neto de 1.900 millones de coronas suecas o 201 millones de euros durante el segundo trimestre del año, lo que supone una caída del 70% respecto a igual periodo de un año antes por los costes de reestructuración de personal y la caída de demanda de terminales móviles. Sin embargo, las ventas se han incrementado en un 2% hasta los 48.500 millones de coronas.