El banco franco-belga Dexia ha anunciado que su beneficio neto cayó un 60% en el primer trimestre, ya que sus resultados se vieron afectados por las rebajas valor y los cargos vinculados a la crisis crediticia mundial y el hundimiento del mercado hipotecario de alto riesgo en Estados Unidos. El beneficio neto del grupo cayó de 720 millones en el primer trimestre de 2007 a 289 millones de euros en los tres primeros meses del presente año. Los analistas esperaban un beneficio neto en torno a 350 millones entre enero y marzo. El cambio del comportamiento del mercado y el incremento de los impagos, junto con la caída de los precios de las viviendas "provocaron pérdidas muy superiores a las expectativas de pérdidas históricas" en operaciones estadounidenses del grupo, indicó Dexia.