El Banco estadounidense ha alcanzado los 2.400 millones de dólares de beneficio en el tercer trimestre, lo que representa un descenso del 0,57% hasta los 0,47 dólares por acción. La cifra supera las previsiones del banco que esperaban una caída del 60% de sus ganancias. La dirección del banco ha recordado que ha sido un "mal trimestre", si bien hay que enmarcarlo dentro del "contexto de la crisis subprime.