La entidad financiera gallega Caixanova cerró el primer semestre del año con un beneficio antes de impuestos de 65,3 millones de euros, un 31,7% menos que en el mismo período del año pasado, debido a que destinó, en ese período de tiempo, 233 millones a provisiones para fortalecerse ante la crisis.