AkzoNobel ha anunciado un beneficio de 197 millones de euros en el tercer  trimestre del año, un 30% más respecto a las cifras obtenidas un año antes. Unas cifras que lograron salvar la caída de la ventas gracias a su política de ahorro de costes. No obstante, el grupo holandés de químicos sigue sin dar una previsión para el conjunto de año debido a la incertidumbre del mercado.