El Banco de España, gobernado por el ex secretario de Estado de Hacienda y Presupuestos, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, ha arremetido hoy contra la devolución de 400 euros a asalariados, pensionistas y autónomos, por considerar que no servirá para cumplir con el objetivo para el que fue diseñada: relanzar el consumo privado. La entidad espera que en los próximos meses la deducción de 400 euros en el IRPF y el impacto de la segunda fase de reducción del impuesto sobre Sociedades originen una desaceleración de los ingresos, mientras que el gasto también se acelerará tras moderarse en los primeros meses del año.
Por otra parte, la entidad ha anunciado que la economía española ha crecido un 2,8% en el primer trimestre frente al 3,8% al que cerró 2007 como consecuencia de una "desaceleración más pronunciada" de la actividad en los tres primeros meses del año, y a un "ajuste más intenso" del sector inmobiliario, en un entorno de "mayor incertidumbre económica" derivada de la prolongación de las turbulencias financieras. En este sentido, en su boletín económico de abril, el organismo supervisor considera que el crecimiento intertrimestral de la economía ha sido del 0,4%, y señala que la desaceleración se constata por el menor empuje de la demanda interna, que sólo aumentó el 3%, mientras el sector exterior mejoró algo y solamente restó tres décimas al aumento del PIB. El Banco de España también señala que la inversión, especialmente en el sector de la construcción, se desacelera en todos los componentes. Concretamente, el consumo de los hogares sólo creció un 2,7% durante el primer trimestre del año, cuatro décimas menos que en el anterior, en un contexto marcado por la incertidumbre económica y financiera internacional, la elevada inflación y una menor confianza de los consumidores y del comercio minorista. Aunque la renta disponible de los hogares se está viendo afectada por el menor dinamismo en el empleo, los elevados tipos de interés y el repunte de precios, que merman su poder adquisitivo, los incrementos salariales que se están acordando en el comienzo del año "podrían estar compensando estos efectos negativos", señala el organismo. Mejora de la tasa de ahorro En cualquier caso, el Banco de España advierte de una mejora en la tasa de ahorro de los hogares, que cree sigue recuperándose al comienzo del año, en un momento en el que la riqueza patrimonial y financiera de las familias frena su avance, debido sobre todo a las menores expectativas de revalorización de sus viviendas. En su análisis de los distintos sectores de actividad, el organismo supervisor advierte de que la inversión en construcción se ha intensificando al inicio del año, como lo muestran indicadores como el de producción de materiales de construcción, que ha caído, o el consumo aparente de cemento, que también baja. Constata asimismo el menor ritmo de la actividad constructora y sus efectos en el empleo, y augura un mantenimiento de la desaceleración, tanto en el sector residencial como en el resto. En cualquier caso, valora el hecho de que la compraventa de viviendas nuevas, "más relevantes como indicador de la inversión en vivienda", haya disminuido menos que la de segunda mano. El componente "más dinámico" de la demanda interna sigue siendo la inversión en bienes de equipo, aunque también se está desacelerado. El Banco de España recuerda que la inversión en bienes de equipo se sustenta en el dinamismo de la actividad y en los beneficios empresariales, aunque ambos factores se están viendo afectados por la desaceleración de la demanda y el aumento de las cargas financieras. "Crecientes necesidades de financiación" En este sentido, el Banco advierte de que las "crecientes necesidades de financiación" de las empresas, en un contexto marcado por un mayor coste del crédito, la inestabilidad de los mercados y el deterioro de las perspectivas económicas, podrían provocar "retrasos" en los planes de inversión de las empresas. Además, la actividad industrial continúa registrando el "escaso dinamismo" que mantuvo en el último trimestre de 2007, como lo muestra el "estancamiento" de la producción que advierten las estadísticas. También para la agricultura y la pesca, el Banco de España pronostica un "menor vigor" en estas actividades. Por otro lado, el Banco de España advierte de que la creación de empleo sigue ralentizada, como lo muestran los datos de afiliación, que sólo aumentó un 1,7% en el primer trimestre del año. También se hace eco del fuerte aumento del paro registrado en el primer trimestre, que ha hecho que el incremento del desempleo en un año haya sido del 17,1%. Solbes considera la estimación “claramente positiva” El vicepresidente segundo y ministro de Economía y Hacienda, Pedro Solbes, considera que la cifra de crecimiento publicada hoy por el Banco de España en su Boletín Económico es “claramente positiva”, porque demuestra que España aún sigue creciendo a niveles elevados. En declaraciones a los medios tras la toma de posesión del nuevo secretario general de financiación territorial, Juan Manuel López Carvajo, y el nuevo presidente del INE, Jauma García Villar, Solbes aseguró que los datos del Banco de España “están en línea” con las previsiones del Gobierno, que estima un crecimiento medio del 2,3% para el conjunto del ejercicio. Así, afirmó que la cifra demuestra que la economía atraviesa una fase de desaceleración, pero también pone de manifiesto que España “está todavía” mejor que sus vecinos europeos, tal y como también reflejan las previsiones anunciadas por la Comisión Europea el pasado lunes, que estiman un crecimiento del 2,2% para España frente a un 1,7% para el conjunto de la eurozona. “Debemos estar razonablemente satisfechos, aunque no del todo, porque siempre que tenemos crecimiento del paro nunca se puede estar totalmente satisfechos”, señaló el vicepresidente económico. Mejoras de liquidez “En las últimas 48 horas hemos recibido buenas noticias”, señaló Solbes, tras resaltar los buenos resultados que han obtenido las entidades bancarias españolas, que Solbes tachó de “enormente satisfactorios”, así como el esfuerzo adicional en la apertura de los mercados en términos de liquidez, con emisiones de bonos que han funcionado bien. “Son elementos positivos dentro de esta situación compleja y difícil en las que estamos en este momento”, subrayó. En cuanto a la evolución del Euribor en los últimos días, el vicepresidente confió en la reducción de los diferenciales con los tipos del Banco Central Europeo (BCE) en la medida en que se vayan abriendo los mercados y la liquidez fluya “con mayor facilidad”. “(El Euribor) depende mucho de la evolución de la liquidez”, afirmó. Durante la toma de posesión, Solbes, tras dar la bienvenida a los nuevos miembros el Ministerio de Economía, resaltó el “importante reto” que asume López Carvajo en un momento de “especialmente complejo” en el que el Gobierno tiene que reformar el sistema de financiación autonómica. simismo, recordó el trabajo “enormemente meritorio” llevado a cabo por la anterior presienta del INE, Carmen Alcaide, tras ocho años al frente del instituto y pidió a su sucesor que ayude a dinamizar el funcionamiento del mismo. “El resultado estará a la altura de las expectativas”, concluyó Solbes refiriéndose a los dos nuevos miembros del Departamento que dirige.