El Banco Central Europeo (BCE) prevé un deterioro mayor del mercado laboral en la zona del euro los próximos meses, que afectará a la actividad económica. El BCE informó en su boletín mensual de junio, publicado hoy, de que "la actividad económica va a caer a tasas negativas más bajas en lo que queda de 2009". La entidad monetaria pronostica tasas de crecimiento positivas trimestrales a mediados de 2010, tras una fase de estabilización.