El Banco Central Europeo (BCE) podría verse obligado a ajustar la política monetaria, aunque no habría una medida inminente, informó el martes la agencia de noticias Market News International (MNSI), en base a fuentes no identificadas. Según MSNI, una fuente dijo que la tendencia del BCE se había alejado de recortar los tipos, pero que había un fuerte efecto de ajuste en los mercados derivado del alza de los tipos de los mercados de dinero.
"Ya nadie habla de recortes de tipos de interés", dijo esta fuente. "Es una política de esperar para ver, como ha sido por algún tiempo, pero la inclinación ha cambiado". "Es difícil ver que los tipos vayan a subir de momento, cuando el sector financiero sigue débil y Estados Unidos quizá esté en recesión", agregó. Otra fuente, descrita como un alto cargo del sistema del euro, dijo que el BCE podría verse obligado a actuar, dada la inflación récord. "Con una inflación en el 3,6 por ciento, el BCE podría verse forzado a ajustar la política monetaria", dijo la fuente, según fue citada. "Esto dependerá de si las presiones inflacionarias de las alzas de los precios del petróleo y los alimentos crean una segunda ronda de incrementos de los salarios y los productos de consumo". Pero el responsable añadió: "los mercados no deberían prever cambios en la política monetaria durante los próximos meses, a pesar de las presiones políticas y de los mercados". "No estamos en posición de hacer una evaluación a medio plazo porque no conocemos a ciencia cierta la exposición del sector bancario a la crisis de los mercados financieros", indicó.