El BCE no ha sorprendido al mantener el precio del dinero en el 1.5%. Sin embargo, más que en la decisión sobre los tipos de interés el mercado espera que Jean Claude Trichet de pistas sobre si tomará medidas o no para frenar el recrudecimiento de economías como la española e italiana.
Que no se iban a subir tipos era algo que la mayoría de los expertos daba por hecho. La última subida – que dejó el precio del dinero en el 1.5%- fue más que suficiente e incluso para algunos expertos “prematura” si se piensa en la situación de los países periféricos. Y es que desde hace un mes la situación de países como Italia y España no ha hecho más que empeorar: con el riesgo país de ambos país rozando niveles previos a la intervención y mercados de renta variable buscando mínimos. Situación que debería provocar que la inflación pase a un segundo plano.

Al menos así lo entienden los expertos que advierten que “la entidad europea se está pasando de rigurosa. Es cierto que su objetivo es controlar el riesgo inflacionista pero la entidad es garante de la Zona Euro y defensor de su divisa”, reconoce Félix González, socio director de Capitalia Familiar EAFI. Y prosigue: “lo que es inaudito es que con las tensiones que hemos vivido en el corto plazo no haya habido ni un euro de intervención”.

Pero ¿qué espera el mercado? Eso precisamente, que el BCE ofrezca medidas de liquidez y sostenibilidad que calme a los agentes a medio plazo. Se plantea incluso la compra de deuda soberana de países como España e Italia, algo que la entidad lleva más de tres meses sin hacer y que dotaría de liquidez y confianza a los mercados además de frenar de golpe la masacre que estamos viendo en el mercado de bonos.

El efecto inmediato de esta decisión recaería sobre el euro. Los expertos aseguran que el objetivo del BCE es vigilar la inflación pero también la divisa comunitaria. González asegura que “aunque la entidad presiona a los gobiernos, en el corto plazo esperábamos que hiciera más por la estabilidad del euro”.Eduardo Vicho, jefe de análisis de M&M Capital EAFIasegura que el par euro dólar se moverá “en un rango entre 1.38-1.39 y 1.45 dólares por lo que la estrategia más clara será la de comprar en niveles más bajos para deshacer posiciones cuando llegue a la parte alta del canal”. Estrategia que dependerá de las palabras del Sr. Trichet.