Se cumple el guión. La máxima autoridad monetaria de Inglaterra ha decidido en su reunión mensual no subir los tipos de interés, con lo que se mantienen en el 0,5%, a pesar de la intención más que notable de algunos de sus miembros de elevar esta tasa desde hace meses.


Se trata del nivel más bajo de la historia del Banco de Inglaterra, así como el importe de su programa de recompra de activos mediante la emisión de reservas, fijado en 200.000 millones de libras (225.000 millones de euros).

El último cambio en los tipos de interés adoptado por el BoE tuvo lugar el 5 de marzo de 2009, fecha en la que la institución también estableció un programa de compra de activos mediante la emisión de reservas, que fue ampliado el 5 de noviembre de 2009 en 25.000 millones de libras (28.100 millones de euros), hasta su importe actual.

El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Reino Unido experimentó en junio un alza interanual del 4,2%, frente al incremento del 4,5% registrado en el mes de mayo, lo que supuso el primer descenso de la tasa en tres meses.