El Banco Central Europeo drenó 27.750 millones de euros en una operación a un día de ajuste monetario. Diez bancos presentaron peticiones a un tipo fijo del 4 por ciento en el último día del período actual de mantenimiento de reservas, en el que el BCE identificó un desequilibrio de liquidez. El BCE ha estado inyectando liquidez desde agosto para superar el sostenido nerviosismo relacionado con los préstamos interbancarios.