El Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha decidido dejar de aplicar de manera indefinida los criterios mínimos de calidad aplicados a la deuda soberana griega que acepta como garantía en las operaciones del Eurosistema, según confirmó la entidad emisora de la eurozona después de que el domingo se anunciara un paquete de ayudas al país heleno de 110.000 millones de euros.
"El Consejo de Gobierno del BCE ha decidido suspender la aplicación del umbral mínimo de calidad crediticia en los requerimientos de eligibilidad de los colaterales empleados en las operaciones de crédito del Eurosistema en el caso de los instrumentos de deuda emitidos o garantizados por el Gobierno griego. Esta suspensión se mantendrá hasta nuevas informaciones", explicó la institución presidida por Jean Claude Trichet.