El BCE explicó que esta operación "es una medida técnica para respaldar la normalización del funcionamiento del mercado monetario. La operación se suma de manera adicional a las habituales subastas mensuales de refinanciación a largo plazo". No obstante, el instituto emisor añadió que las subastas semanales de refinanciación tendrán en cuenta, a la hora de establecer las cantidades asignadas, la liquidez inyectada al sistema a través de estas operaciones con el objetivo de compensar las condiciones de liquidez en el conjunto del sistema. La política monetaria del BCE se mantiene invariable
Además, el BCE subrayó en su comunicado que la posición del Consejo de Gobierno de la institución respecto a su política monetaria continúa siendo la que explicó su presidente, Jean Claude Trichet, el pasado día 2 de agosto.En aquella intervención, convocada en el último momento por la institución, Trichet afirmó que el BCE mantiene una "fuerte vigilancia para controlar los riesgos inflacionistas", lo que fue interpretado como una señal inequívoca de que el banco preparaba a los mercados para una próxima subida de los tipos de interés. Trichet, aunque no quiso confirmar estas expectativas indicando que el BCE nunca se compromete por adelantado con futuros movimientos de tipos, sí afirmó entonces que la entidad presta atención a los movimientos en los mercados y expuso que éstos se encuentran "volátiles" en los últimos tiempos.