El miembro del comité ejecutivo del Banco Central Europeo (BCE), Jürgen Stark, dijo hoy que el crecimiento de la zona del euro en 2007 se mantendrá dentro de la tasa pronosticada, pero que los riesgos a la baja aumentaron. En una conferencia en Múnich (sur de Alemania), Stark explicó que los riegos para que el crecimiento económico de la zona del euro sea menor se deben a la incertidumbre de los mercados financieros.
El BCE previó tras la última reunión del consejo de gobierno el pasado jueves que el Producto Interior Bruto (PIB) de la zona del euro en 2007 se situará entre el 2,2% y el 2,8%, por debajo de la proyección de junio, que estuvo entre el 2,3% y el 2,9%. El banquero añadió que la crisis de las hipotecas de alto riesgo en EEUU ha afectado la confianza entre los bancos en Europa y ha empeorado las condiciones en el mercado de dinero. Stark afirmó que el BCE "sólo puede intentar amortiguar estos problemas", pero que "la responsabilidad final reside en los agentes del mercado". Añadió que el banco emisor europeo ha suministrado en las últimas semanas liquidez en el mercado de dinero para facilitar la normalización del negocio interbancario. Además, explicó que "el rescate de los bancos que han llevado a cabo inversiones de riesgo no es posible para el BCE" y subrayó que el mandato de la entidad es garantizar la estabilidad de los precios en la zona del euro.