El Banco Central Europeo ha confirmado su intención de aumentar una vez más sus tipos de interés en el mes de junio. En su último boletin mensual la máxima entidad monetaria de la eurozona indica que es necesaria una gran vigilancia para garantizar que los riesgos para la estabilidad de los precios a medio plazo no se hagan realidad. El precio del dinero en la zona euro está ahora en el 3,75 por ciento.
Hasta ahora, la utilización del término 'vigilancia' ha llevado invariablemente a un ajuste monetario en el siguiente consejo de gobernadores. El presidente del instituto, Jean-Claude Trichet, ya había pronunciado esta palabra el jueves pasado en Dublín. La próxima reunión de política monetaria tendrá lugar el 6 de junio. En momentos que la economía en la zona euro es fuerte, Trichet teme que a medio plazo los precios se descontrolen debido a subidas de salarios muy elevadas, superiores a la producción, y a una nueva eventual alza de los precios del petróleo. Los tipos de interés ya han subido siete veces desde diciembre de 2005. El principal índice, que determina el nivel del crédito en la zona euro, es ahora de 3,75% pero debería llegar a 4% en junio. Para después, todo está abierto. 'Es necesario actuar de manera firme y oportuna para garantizar la estabilidad de los precios', ha destacado el BCE en su informe.