El gobernador del Banco de Japón, Toshihiko Fukui, ha reiterado su determinación de aumentar gradualmente los tipos de interés para apoyar el crecimiento económico y la estabilidad de los precios. Sin embargo, no ha dado pistas sobre cuándo lo hará.
Tras la reunión de dos días del Banco de Japón, el presidente de la entidad ha señalado que unos tipos de interés bajos, si se dejan demasiado tiempo a niveles que no reflejan los fundamentales de la economía, podrían distorsionar la distribución de recursos y dificultar la recuperación económica. El Banco central japonés ha dejado los tipos de interés sin cambios en el 0,50 por ciento. Además, ha añadido que "cuando hay una gran posibilidad de crecimiento sostenido de la economía con una tendencia estable de los precios, se necesita ajustar los tipos de interés con el ritmo de mejora de la economía, aunque vigilando varios riesgos". Fukui no ha dado pistas nuevas sobre cuándo subirán los tipos de interés, y tan sólo ha reiterado que el banco central vigilará el comportamiento económico de cerca para decidir el momento. Fukui ha señalado que el BoJ aumentará los tipos incluso si el IPC interanual subyacente baja. El IPCA de Japón ha bajado un 0,3% interanual en marzo, la segunda bajada consecutiva mensual.