El Banco de Japón (BoJ) ha realizado una nueva inyección de liquidez al sistema interbancario por importe de 400.000 millones de yenes (2.570 millones de euros) con el objetivo de calmar a los mercados ante la crisis hipotecaria en Estados Unidos. La entidad emisora nipona ha efectuado tres intervenciones en el sistema por un importe global de 2 billones de yenes (12.280 millones de euros).