El Banco de Japón (BoJ) ha inyectado 1,2 billones de yenes (7.779 millones de euros) al sistema bancario, con el objetivo de calmar a los mercados ante la crisis hipotecaria en Estados Unidos. El banco emisor nipón ha efectuado con la de hoy cuatro intervenciones en el sistema en una semana por un importe global de 3,2 billones de yenes (unos 20.728 millones de euros).