El Banco de Japón (BOJ) decidió hoy mantener los tipos de interés en el 0,50% a pesar de los signos de ralentización de la economía japonesa. Tras una reunión de dos días celebrada en Tokio, la Junta del banco central decidió mantener el tipo interbancario por decisión unánime de todos sus miembros. La medida se tomó en un momento en el que aumentan los temores inflacionarios y de ralentización económica en el país, basados en un descenso de las exportaciones, inversión y consumo. Los precios de los mayoristas japoneses crecieron un 4,7% interanual en mayo, su ritmo de crecimiento más elevado de los últimos 27 años debido al aumento del precio del petróleo y de las materias primas.