El Banco de Japón (BoJ) ha anunciado la inyección de un billón de yenes (6.700 millones de euros) en el mercado monetario nión con el fin de responder a la creciente demanda de liquidez. Con esta aportación, el BoJ ha inyectado un total de 2.6 billones de yenes en una actitud equivalente a la que han tomado el Banco Central Europeo y la FED para subsanar la crisis de las hipotecas de riesgo de Estados Unidos.