El Banco de Inglaterra augura que las grandes entidades financieras británicas pondrán a disposición de empresas y consumidores mayores créditos en un plazo de tres meses.