El Comité de Política Monetaria del Banco de Inglaterra (BoE) ha decidido hoy mantener estables los tipos de interés en el 5%, tras el recorte de un cuarto de punto porcentual adoptado en la reunión de abril. El Índice de Precios de Consumo (IPC) de Reino Unido se mantuvo en marzo en el 2,5% interanual, por encima de los objetivos del Gobierno británico del 2%. El Producto Interior Bruto (PIB) de Reino Unido creció un 0,4% en el primer trimestre de 2008, su nivel más bajo en tres años, mientras que la tasa interanual alcanzó el 2,5%, una décima por debajo de las previsiones. Por su parte, el Consejo de Gobierno del Banco Central Europeo (BCE) ha comenzado hoy en Atenas su reunión para tratar la política monetaria, de la que se espera que dejará los tipos de interés inalterados en el 4%, debido a las presiones inflacionistas.
Los mercados financieros prevén que el máximo órgano ejecutivo del BCE mantenga por undécimo mes consecutivo las tasas en la zona euro en el nivel más elevado de los últimos seis años. La tasa de inflación interanual de la zona del euro disminuyó en abril hasta el 3,3%, tres décimas menos que en marzo e igual que en febrero, según el cálculo preliminar de la oficina de estadística comunitaria Eurostat. No obstante, la subida de los precios en los países que comparten el euro se sitúa todavía muy por encima del nivel que el BCE considera adecuado para mantener la estabilidad de precios, una tasa cercana, pero siempre por debajo del 2%.