El Banco Central Europeo (BCE) decidió hoy dejar inalterados los tipos básicos de interés en la zona del euro, en el 4%, tal como esperaban los mercados financieros. Según informó hoy el BCE en Fráncfort, la institución europea mantuvo también la facilidad marginal de crédito, por la que presta dinero a las entidades, en el 5%, así como la facilidad de depósito, por la que remunera el dinero, en el 3%. Los mercados financieros preveían que el máximo órgano ejecutivo del BCE, reunido hoy en Atenas, no iba a modificar las tasas, ya que ha destacado que existen presiones inflacionistas por el encarecimiento de la energía y algunos alimentos y ha considerado que la ralentización del crecimiento económico es moderada.
El fuerte encarecimiento del petróleo señala la existencia de presiones inflacionistas en el área, según JP Morgan. Algunos datos coyunturales muestran que el ritmo de crecimiento de los países que comparten el euro se ha frenado. Por ejemplo, la producción alemana descendió en marzo un 0,5% respecto a febrero. El analista del banco alemán Commerzbank Matthias Rubisch consideró que el sector de la construcción, un componente de la producción total, registró una fuerte corrección después del buen comportamiento durante el invierno por la suavidad de las temperaturas. El barril de petróleo Brent, de referencia en Europa, batió hoy un récord en Londres en 122,79 dólares impulsado por la debilidad del billete verde y el temor a una escasez. El Banco de Inglaterra mantuvo los tipos de interés en el 5%, como habían previsto los analistas. La entidad monetaria británica había bajado las tasas en abril, febrero y diciembre del año pasado, en 25 puntos básicos en cada ocasión. El presidente del BCE, Jean-Claude Trichet, ofrecerá en una rueda de prensa en Atenas a partir de las 12.30 horas GMT más detalles de las deliberaciones del Consejo de Gobierno. La entidad monetaria también transmite en directo por su página de internet esta rueda de prensa.