El gobernador del Banco de Inglaterra (BoE por sus siglas en inglés), Mervyn King, afirmó hoy que la provisión de grandes dosis de liquidez penaliza a aquellas entidades que han realizado una correcta gestión, anima comportamientos de masa e incrementa la intensidad de crisis futuras. En un comunicado remitido al Comité del Tesoro, y que supone la primera intervención de King desde el inicio de las dificultades en los mercados de crédito y financieros, el gobernador del BoE reiteró que los objetivos principales siguen siendo cumplir los parámetros de inflación para mantener la estabilidad económica y, en segundo término, asegurar el funcionamiento efectivo del sistema financiero. "Las actuales dificultades, que tienen en su núcleo una temprana infravaloración del riesgo, han enturbiado la inusual serenidad de los últimos años, pero, gestionadas adecuadamente, no deberían amenazar la estabilidad económica a largo plazo. Si el riesgo continúa siendo subestimado, el próximo periodo de dificultades será de una escala aún mayor", afirmó.