El Banco de Inglaterra considera que es pronto aún para evaluar el impacto de la crisis financiera sobre la disponibilidad crediticia de los particulares y las empresas, después de mantener los tipos de interés sin variación. El BoE señala que vigilará muy de cerca los acontecimientos en los mercados de crédito. En circunstancias normales, el banco central sólo ofrece un comunicado si modifica el coste del dinero o si toma una medida inesperada.
El BoE anunció el miércoles medidas para añadir liquidez al mercado financiero tras la reciente oleada de críticas ante la falta de respuesta por parte de los miembros del BoE tras las medidas adoptadas por otros bancos centrales como el BCE y la Reserva Federal estadounidense. La Comisión de Política Monetaria del Banco de Inglaterra ha decidido mantener hoy el tipo de interés repo, de referencia en el Reino Unido, en el 5,75 por ciento por segundo mes consecutivo y realizó un comunicado para dar su visión sobre las turbulencias de los mercados financieros de las últimas semanas. El pasado 5 de julio el Banco de Inglaterra elevó los tipos del 5,50% al 5,75%. Inflación Sobre la inflación, el Boe ha apuntado que la tasa de IPC anual ha retrocedido por debajo de su objetivo del 2 por ciento hasta el 1,9 por ciento en julio y que podría mantenerse alrededor o ligeramente por debajo del 2 por ciento en los próximos meses. El banco ha señalado que las presiones salariales siguen siendo moderadas para añadir que existen síntomas de ralentización en el consumo. Sin embargo el Boe ha indicado que sólido ritmo de crecimiento de la producción de las últimas fechas se ha mantenido y que el margen de capacidad sobrante parece limitado. Los indicadores de inflación siguen estando algo elevados. Por eso, la entidad señala que "en este contexto, el comité estimó que era necesario mantener los tipos en esta reunión para mantener la inflación dentro del objetivo a medio plazo". La próxima cita está fijada para el 19 de septiembre con la publicación de las actas de la reunión de hoy.