El sector financiero del Reino Unido sigue siendo "vulnerable" a las consecuencias de la escasez crediticia mundial, advierte el Banco de Inglaterra en un informe que ha publicado esta jornada. Según el banco emisor, el sector de la propiedad comercial, que ha visto últimamente caer los precios, es particularmente vulnerable a futuros aumentos del precio del dinero. El impacto de esa escasez crediticia, totalmente desastrosa para el banco Northern Rock, al que hubo que rescatar ante el pánico generalizado de sus clientes, tal vez no se haya dejado sentir aún totalmente.