El Banco de Francia mantiene en el 0,2% su previsión de crecimiento para el segundo trimestre en su nota mensual de coyuntura, y apuntó un ligero deterioro de la coyuntura industrial. Con la progresión del 0,2% entre abril y junio, el Producto Interior Bruto (PIB) francés aumentaría un 1,3% en el conjunto de 2008 si la economía estuviera estancada durante la segunda mitad del año, explicó el Banco de Francia en su informe. El indicador del clima de negocios en la industria bajó un punto en la encuesta de junio a los industriales y se situó en 95 puntos, frente a los 96 de mayo. De acuerdo con la síntesis de sus respuestas, los empresarios entrevistados estimaron que la actividad industrial se mantuvo estable en junio. La tasa de utilización de las capacidades de producción disminuyó ligeramente y quedó en un nivel inferior a su media de largo plazo. El ritmo de nuevos encargos marcó una leve inflexión por una bajada de la demanda procedente del extranjero. La consecuencia fue que las carteras de pedidos siguieron en retroceso, aun manteniéndose a un nivel por encima de lo normal.