El Banco Central de Suecia ha acordado una nueva subida de los tipos de interés hasta situarlos en el 3,75%, su nivel más alto en los últimos cuatro años. La institución del país nórdico ha tomado esta decisión en un intento por frenar las tensiones inflacionistas.